Dónde debes colocar tu termo

08/01/2021

Batidora Savage, el regalo perfecto para los deportistas

15/01/2021
Mostrar todos

Estufas para calentar la casa

Estufas para calentar la casa

Como el calor que aportan las estufas en invierno, pocas cosas pueden contribuir a mantenernos tan calentitos y calentar la casa. Pero elegir una estufa para el hogar, no es una tarea fácil, pues hoy, los tipos de estufas son tan variados que se te complicará la tarea de elegir la más adecuada para ti.

Desde las más conocidas y antiguas hasta las más novedosas y ecológicas, a continuación, te contamos las características de todas ellas para que valores la que mejor cumple tus expectativas y necesidades.

Tipos de estufas para calentar la casa

  1. Estufas eléctricas.
  2. Estufas de gas.
  3. Estufas de parafina.
  4. Estufas de pellets.
  5. Estufas de leña.

1. Estufas eléctricas

Su principal ventaja es la seguridad que aportan, pues no emiten ni gas ni humo, lo que las hace muy seguras; además, no necesitan un elevado mantenimiento ni instalación, por lo que resultan una buena inversión. Perfecta para limitados y cerrados espacios como pequeños dormitorios.

Las más comunes dentro de este sistema son las estufas halógenas, caracterizadas por aportar calor rápidamente, pues atraviesa el aire y calienta los cuerpos que están cerca. Estos aparatos calefactores son ideales para calentar pequeñas estancias, como cuartos de baño, pues el calor que proporcionan es inmediato.

Su funcionamiento reside en el calentamiento de sus resistencias eléctricas, que transmiten el calor por medio de la radiación.

¿Su principal desventaja? El calor que desprenden es muy localizado, por lo que deberás permanecer cerca de la misma para sentir el calor continuamente. Por otro lado, su consumo puede ser algo elevado si las tienes enchufadas la mayor parte del tiempo.

2. Estufas de gas

 

Este tipo de estufas son algo más caras, pero finalmente el consumo que realizan es menor, por lo que es probable que, si las estancias de tu hogar son amplias, merezca la pena gastar un poco más en una estufa de gas.

Su funcionamiento a través de gas butano o gas ciudad, te permitirá disminuir la factura de la luz, además de disfrutar del calor que aportan al instante, pues su poder calorífico es elevado, especialmente en las estufas con tecnología de llama azul.

Existen diferentes tipos: de infrarrojos, de gas catalítica y de llama azul, siendo esta última la que menos consumo realiza, siendo además las más resistentes y duraderas.

El principal inconveniente es que no calientan tan rápido como otro tipo de estufas, pero si tenemos paciencia, sus ventajas nos aportarán más beneficios.

 

3. Estufas de parafina

La parafina es un combustible líquido que te permitirá calentar grandes estancias y/o lugares amplios. Estas estufas son aparatos relativamente portátiles, que calientan el aire ambiente mediante la combustión de parafina.

Distinguimos dos tipos: de mecha y electrónica. Las primeras consumen más y no necesitan ser conectadas a la corriente, pues van equipadas con un encendedor que prende la llama; respecto a las segundas, consumen menos y disponen de mayor potencia, pero sí necesitan estar conectadas a la red eléctrica.

Sus principales ventajas es que son pequeñas y manejables, por lo que se pueden trasladar fácilmente a la estancia en la que desees permanecer. Además, puedes contralar el gasto y no requieren ningún tipo de instalación.

Este tipo de estufas presentan mayores emisiones de monóxido de carbono, siendo las que más contaminan. Además, producen un olor característico al encenderlas y apagarlas, ¿la solución?, utilizar parafina desaromatizada.

4. Estufas de pellets

Este sistema es uno de los más eficientes, pues nos permite disfrutar de una calefacción limpia y económica, ya que se trata de un combustible renovable y ecológico, pues está formado por serrín prensado de madera sin ningún tipo de aditivo. Este tipo de estufas, ofrecen gran poder calorífico, por lo que resulta una opción excelente como sistema respetuoso con el medio ambiente.

Existen diferentes tipos de estufas de pellets: de aire, canalizables e hidroestufas o termoestufas.

Recomendada para lugares donde el frío sea notable y se necesite caldear de forma rápida y económica. Para su instalación, únicamente deberemos tener cerca un enchufe y una salida de humos.

El inconveniente principal suele estar en su alto precio de adquisición, pues resulta más elevado que los modelos vistos anteriormente. Además, su mantenimiento debe ser constante, pues se debe retirar las cenizas mínimo una vez por semana, así como, mantener limpio el cristal.

5. Estufas de leña

Ideales para caldear grandes estancias. Este tipo de estufas suele ir unido a casas de campo amplias, pero son totalmente aptas también para apartamentos que estén preparados para incorporarlas, pues los nuevos modelos incluyen filtros de humos.

Además, son más ecológicas que el gas natural y, por tanto, económicas. Suelen ser fáciles de instalar y usar, además, si hacemos un buen mantenimiento de las mismas, podremos disfrutarlas toda la vida.

El ambiente que crean alrededor del fuego y olor a leña, no es comparable con cualquier otro sistema de calefacción, pues el bienestar que generan en invierno es incomparable e inmenso.

El principal inconveniente es que no son la opción más cómoda, pues se debe comprar la leña y además, requieren una limpieza diaria.

Elegir el mejor sistema de calefacción para ti es importante y, para nosotros, también, por ello te presentamos todos los tipos de estufas para que selecciones la que mejor encaja en tu hogar. En nuestra tienda online, encontrarás además, los mejores precios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *