Conecta tu ventilador de techo a través del servicio de voz Alexa o Google Home

07/05/2021

Trucos infalibles para limpiar tu horno

11/05/2021
Mostrar todos

Cómo funciona una placa de inducción

Las placas de inducción son equipos que muchas personas usan en sus cocinas para dar espacio y comodidad a la hora de preparar los alimentos, pero la mayoría de las personas desconocen con exactitud cómo funcionan.

¿Qué son las placas de inducción?

Estos son un tipo de cocina de vitrocerámica que llega a calentar directamente el recipiente mediante un campo electromagnético, a diferencia del calor que producen las otras cocinas con sus resistencias.

Estas cocinas llegan a utilizar un campo magnético alternante que llega a magnetizar el material ferromagnético del recipiente en un sentido y en otro.

Se ha observado que con el proceso que aplican las placas de inducción hay menos pérdida de energía.

El material que se le coloca encima de las placas se agita magnéticamente. La energía absorbida por este se desprende en forma de calor y llega a calentar todo el recipiente. Cada recipiente que vaya a ser puesto sobre la placa debe tener un material ferromagnético al menos en su base, es de este modo que los materiales que contenga aluminios, la terracota, la cerámica, el vidrio o incluso en el cobre, no pueden ser usados como base para este tipo de cocina, principalmente porque no tendrán efecto la agitación magnética sobre ellos.

Las producción de las placas que tengan tecnología de inducción tiene un coste elevado, llegando incluso a costar más del doble que la tecnología de vitrocerámica tradicional. Pero las elevadas prestaciones crean el hecho de que posea una mayor eficiencia energética, convierte a las cocinas con placa de inducción en una llamativa inversión a largo plazo. El coste de la fabricación de estas cocinas se ha centrado en mayor parte en la tecnología que se centra en la electrónica de potencia necesaria para su funcionamiento.

 

¿Cómo funcionan las cocinas con placa de inducción?

Cuando el campo electromagnético es creado mediante la bobina primaria, caldero o sartén, que no puede ser paramagnético sino de un material que produzca un magnetismo, se ira calentando poco a poco al entrar en contacto con otro campo, el cual no se hará completamente necesario que este tenga que tener siquiera contacto con la cocina.

Si nosotros llegamos a colocar cualquier otro material, como un paño o una tela en la cocina, este no se calentara. De hecho, la cocina misma no se calentará, sino que el único calor que se podrá percibir será el provocado por los utensilios que tengamos a nuestro alrededor, pero igualmente este será mucho menor a cualquier otro producto que si transfiera el calor de forma directa e inmediata.

Es por esto que la mayoría de las personas se sorprende que, al colocar un pedazo de carne, este no llegue a calentarse por nada, continuando crudo, justamente como lo hemos colocado, puesto que el mismo necesita apoyarse en una placa magnética para que el calor de la placa, que es transferido por el magnetismo, hasta llegar al bistec.

 

Desventajas de las cocinas con placas de inducción

Cuando se desea adquirir una cocina con placas de inducción conviene tener en cuenta distintos aspectos importantes que tienen y que llaman mucho la atención a todos, entre estos podemos mencionar la necesidad de un recipiente con fondo ferromagnético, dado que estos permiten cerrar el circuito de inducción. Otra desventaja que tiene este tipo de cocinas es que las mismas tienden a superar los límites de densidad de corriente. Asimismo, hay quienes buscan descubrir si el uso prolongado de las cocinas con placas de inducción tiene un efecto perjudicial para la salud de las personas.

Ventajas de las cocinas con placas de inducción

 

Hay estudios que demuestran la eficacia de la transmisión de energía en la cocinas de inducción es de un 84% frente a un 74% de las cocinas con vitrocerámicas convencionales, esto significaría, en términos exactos, en un ahorro de aproximadamente de 12% para la cantidad de calor que estas generan.

De igual forma, la alta eficiencia en la transferencia de calor de esta nueva tecnología hace que la misma llegue a cocina más rápido los alimentos que sean puestos sobre ella; mucho más rápido que las cocinas convencionales. Esto significaría para muchas personas en un ahorro de energía y tiempo.

Las cocinas de inducción han pasado a ser cocinas muy seguras para cualquier que llegue a usarlas y no tenga experiencia en cocinar, esto debido a que al calentarse la olla se evita en sí que se queme cualquier otra cosa que haya interpuesta entre la cocina y el recipiente, es así como el riesgo de incendio se reduce, asimismo también se eliminan las explosiones que pueden ocurrir en otros tipos de cocinas, y que resultarían perjudiciales en las personas mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *